Presentación

La asignatura Historia Social Moderna y Contemporánea constituye una de las tres materias del área de Historia Social que deben cursar los estudiantes de la carrera de Sociología. En relación a la organización del curso creemos importante resaltar que entendemos que todo  curso de historia, a nivel universitario debe ser organizado a partir de un criterio problemático. Consideramos que el diseño de una asignatura de historia en este nivel no puede consistir en una enumeración enciclopédica o exhaustiva de cuestiones a tratar ni basarse en un criterio simplemente cronológico sino en la definición de una serie de temas en  cuyo tratamiento debe aplicarse, en profundidad, un criterio científico. Esto implica adoptar una perspectiva que no prioriza la inclusión de determinado contenidos conceptuales sino que, por el contrario, insiste en la incorporación de un conjunto de procedimientos y hábitos intelectuales.  Poder analizar una cuestión en forma problemática implica reconstruir las distintas interpretaciones existentes sobre ella. Además requiere contraponer los textos en los que se expresan dichas interpretaciones, poder identificar las hipótesis y presupuestos sobre los cuales han sido construidas, la metodología a partir de la que se procura demostrar o refutar la hipótesis y, finalmente, delimitar y examinar en forma crítica las conclusiones de cada texto. Estos deben ser colocados en diálogo entre sí y, también situados en el marco más general del período histórico en el que fueron construidos.

Por otro lado, si bien consideramos fundamental el acercamiento a  las principales perspectivas teóricas que han procurado brindar marcos e instrumentos para el análisis de la realidad social,  entendemos que se debiera enfatizar durante el curso en los vínculos esenciales de estas teorías con la realidad histórica concreta. Mostrar con claridad la construcción y reconstrucción de las interpretaciones en función del estudio y análisis de las realidades sociales e históricas concretas debe ser también un objetivo central de esta materia.

Creemos que sobre esta base debe llevarse a cabo la selección de los contenidos temáticos sobre los que se organizará el curso. Esta selección es, de todos modos, arbitraria y reflejará los intereses de los docentes integrantes de la cátedra. Lo fundamental, insistimos, es el criterio con el que se estructura globalmente el programa y no los contenidos específicos que, en última instancia, han sido seleccionados.

La asignatura se divide básicamente en dos partes. Una primera parte que se dictará en el teórico de los días jueves y que estará centrada en el estudio de la Revolución Francesa, el imperialismo, los procesos de unificación estatal, la Revolución Rusa, la crisis del año 29 y la evolución del Vietnam Contemporánea y una segunda que articulará las clases prácticas con los teóricos de los días martes y que consta de cinco secciones dedicadas a los orígenes del proceso de industrialización, a la formación de la clase obrera, al proceso que llevó al desencadenamiento de la primera guerra mundial, al ascenso del nazismo y el holocausto y a la guerra fría.

Evaluación: La asignatura se rige por el sistema de promoción sin examen final.